Guía en 7 pasos: Evita ser engañado por un mal taxista…y sobrevive para contarlo

Si tuviera que contarle a un extranjero cómo es un taxista, recordaría a ese tipo bonachón, que conocía perfectamente cada calle, guiado por estampitas de Santa Teresita y el perrito que meneaba la cabeza. Muchos de ellos todavía existen, y están dispuestos a entablar una entretenida conversación, a discutir sobre actualidad y, por qué no decirlo, a ayudarnos en caso de dificultad. Aún recuerdo a Don Pedro, que me ayudó a cambiar la rueda del auto, sin pedir nada a cambio. Vaya desde ya un gran saludo para todos ellos.

Sin embargo, en este artículo nos referiremos a la minoría, aquellos taxistas con los cuales no quieres toparte: El mal taxista. Ese tipo que se quiere pasar de listo, y lo único que logra es enlodar a su gremio con malas prácticas. Acá algunos tips para no ser engañado por ellos.

1.- El Cambiazo

Muchos malos taxistas tienen el gen de la prestidigitación. Y no lo usan para jugar al “Pepito paga doble”. Ocupan dicha habilidad para cambiar “mágicamente” un billete por otro.

Modus Operandi: Después de una grata charla sobre las ventajas del Taxi sobre Uber, llegas feliz a tu casa. Entregas un billete “grande”, confiadamente a tu mal taxista. Digamos pagas con $10.000 una carrera de $6.000. Pero el mal taxista no te entrega el boleto, el vuelto de $4.000 ni te desea Buenas Tardes. En cambio, te entrega un billete de $2.000 (o incluso $1.000) y te dice (con mucha sorpresa y haciéndose el ofendido):

  • • “Jefecita, la carrera sale $6.000”
  • Pero si yo le pasé $10.000, respondes asombrada
  • • “No, mire, me pasó un billete de $2.000”
  • Ay, cómo puedo ser tan pava. Discúlpeme, respondes con mucha vergüenza. Y le pasas otro billete de $10 .000

Mi más sentido pésame. Has sido víctima del “Cambiazo”.

Recomendación: Revisar bien el billete que le vas a entregar y decir la frase mágica: “Salió $6.000, ¿Cierto? Acá van $10.000”.

2.- La Yapa

Después de esperar 20 minutos bajo la lluvia, ves el objeto más deseado en ese momento. Y no, no es un chocolate caliente. Es un “móvil” de techo amarillo. Rápidamente abres la puerta, te subes, abrochas el cinturón (¡si es que funciona!) y le indicas al mal taxista tu destino.

¿Nada raro? ¿No viste que el taxímetro ya estaba encendido? Probablemente con esto el mal taxista gane 130 pesos más en los primeros metros. La Yapa inicial.

Termina la carrera, y el mal taxista da un “click” al botón del turbo (ver próximo punto) y te añade otros $130. O bien, se demora en recibir el vuelto, mientras el tiempo de detención avanza. La Yapa final.

Recomendación para la Yapa inicial: Siempre pide que el taxímetro sea encendido al momento de comenzar la carrera. No antes. Tampoco después: podría ser una trampa para cobrarte más al final del viaje (“…y a esto hay que sumarle 1.500 pesos más, que fue el tramo que anduvimos sin taxímetro…”).

Recomendación para la Yapa final: Al momento de llegar a tu destino, de inmediato debes decir “Salió $6.000, ¿cierto? ¿Me da el boleto, por favor?”. Ahí recién pagas. De esta forma, no le das tiempo de hacer sus trucos.

¿Por qué calentarse la cabeza por 130 pesos? Multiplica cuánto puede ganar un mal taxista al año con esta mala práctica: 130 x 10 carreras diarias (estimación conservadora) x 20 días laborales al mes x 12 meses = $312.000. Trescientos doce mil pesos a costa de nosotros. No, no me parece justo.

3.- El Turbo

No soy fan del Tío Emilio. Sin embargo, el capítulo dedicado a los malos taxistas es notable (click acá https://www.youtube.com/watch?v=zFAWQ0hu0MU).

“El Turbo” es un dispositivo cuya función es hacer subir el monto del taxímetro, de manera artificial. Corresponde generalmente a un botón (ubicado en el “sapito”, en el botón de las luces altas, o bien, muy escondido en otro lugar), que cada vez que se presiona, hace subir el taxímetro, como si hubiera recorrido 200 metros. Este botón es presionado generalmente cuando un cliente despistado habla con su enamorada vía Whatsapp, o una clienta aburrida revisa su Facebook. Si no vas atento, no te das cuenta.

Recomendación Anti-Turbo: Utilizar Taxímetro Chile, disponible para Android y Iphone. Es una aplicación que va midiendo la distancia y tiempos detenidos (recuerda que por cada 60 segundos detenido, el taxi te cobra $130). La probé en ambos dispositivos y puedo decir que:

  •  Es muy exacta.
  •  Puede haber ligeras diferencias en los tiempos de detención.
  •  La versión full permite estimar costos de viaje (tal como Uber).
  •  Puede hacer conversiones de moneda (recomendada para turistas).
  •  Consume mucha batería. Ojo.

Algunos pantallazos:

Link descarga Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.faac.taximetrocl&hl=es_419

Link descarga Iphone: https://itunes.apple.com/cl/app/taximetro-chile/id965074726?l=en&mt=8

Si ves o sospechas, que el taxi tiene turbo tienes dos opciones:

  • Bajarte y tomar otro. No le sigas regalando plata.
  • Encarar al mal taxista y arriesgarse a un mal rato.

Prefiero la primera. Lejos.

4.- La vuelta larga

“¿Tiene alguna ruta en especial o nos metemos por Providencia?” (día de semana a las 19.00). El mal taxista siempre tratará de meterte en un taco, o llevarte por la ruta más larga.

¿La solución? Súper simple. Utiliza Waze y guíalo (de manera general, tampoco te transformes en su copiloto). Tu bolsillo lo agradecerá.

5.- La tarifa fija y la tarifa mínima

“¿Dónde va?”. Una pregunta que el buen taxista hace cuando estás sentado. El mal taxista la hace ANTES de que te puedas subir. ¿Para qué? Para fijarte una tarifa fija: “Aaaah hasta allá sale doce mil”.

Recomendación: No tomes el taxi. La tarifa fija no existe. Siempre se debe exigir el uso del taxímetro. No aceptes estas malas prácticas.

Por otro lado, algunos malos taxistas ocupan la “Tarifa mínima”. Es un caso muy usado en los taxistas que están en los supermercados, que te cobran un mínimo de, por ejemplo, $2.000.

Recomendación: No aceptes estas malas prácticas. En taxis de techo amarillo, la tarifa mínima es la tarifa de bajada de bandera. Por ejemplo, si la carrera sale $950, eso debes pagar. Ni un peso más. Ni un peso menos.

Si tienes tiempo te recomendamos hacer la denuncia acá: http://www.transportescucha.cl/como-hacer-una-denuncia-2.html

6.- Utilizar Easy Taxi o Safer Taxi

 

 

Estas aplicaciones te permiten llamar un taxi donde lo necesites, además de tener la certeza de que el taxista es acreditado y no te engañará. En teoría.

¿La realidad? También te puedes encontrar con malos taxistas. Y lamentablemente al menos Easy Taxi no te responde. Lo digo con todas sus letras, por experiencia propia: Señores Easy Taxi, dos veces me asignaron malos taxistas con taxímetro adulterado, y Uds. nunca me devolvieron un peso. Insistí mil veces y nada. ¡Lo dije y qué!

Recomendación: Úsese con precaución.

7.- Usar Uber

¿Lo bueno? Se ha transformado en un servicio confiable, con buenos autos y conductores, y muchas veces es más barato que tomar taxi.

¿Lo malo? No tienen seguro y no pagan impuesto. Mal ahí.

¿Lo feo? La tarifa dinámica. En horas punta la tarifa la “multiplican” por factores que ellos mismos definen. Un día viernes por la tarde, una carrera de $5.000 fácilmente puede llegar a costar $12.500.

Recomendación: Prueba Uber. Y aprovecha el Groupon para nuevos usuarios, que por $3.900 te entrega hasta $24.000 en viajes. (No, no nos patrocina ni Uber ni Groupon).

BONUS: El vuelto

 

Cómo dejar de nombrar dos situaciones:

  1. Cuando te dan vuelto de menos. El mal taxista te dice “Ahí está” con la mejor de sus sonrisas. No aceptes plata de menos.
  2. Cuando no tienen vuelto: Hay que darse la lata de buscar un cajero, sacar plata y pagar al mal taxista, que DEBE siempre tener vuelto. Sin excusas. En este caso, pregunta siempre antes si tienen vuelto. Si se te pasó y debes buscar un cajero, exige que detenga el taxímetro y no te cobre ese tiempo de más.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad. Abajo los malos taxistas y arriba aquellas personas que a punta de esfuerzo se han comprado su auto y trabajan cada día por un mejor país.

Te invitamos a seguirnos en Facebook y Twitter. Siempre colocamos buenos consejos sobre Finanzas Personales.

2 comentarios sobre “Guía en 7 pasos: Evita ser engañado por un mal taxista…y sobrevive para contarlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *