¿Qué es la educación financiera?

Según la OCDE, la educación financiera se define comoel proceso por el cual los consumidores mejoran su entendimiento de los productos, conceptos y riesgos financieros. Mediante información, instrucción y/o asesoramiento objetivos, desarrollan las habilidades y la confianza para llegar a ser más conscientes de los riesgos y oportunidades financieras, para realizar elecciones informadas, saber dónde dirigirse en caso de requerir ayuda y adoptar otras acciones efectivas para mejorar su bienestar financiero”.

Para nosotros, la educación financiera consiste en desarrollar programas e iniciativas cuyo objetivo es familiarizar a las personas comunes y corrientes con los productos financieros, las temáticas del endeudamiento, el concepto de ahorro y el concepto de presupuesto.  Para ayudarlos a ordenarse y a conseguir tomar mejores decisiones financieras a corto y mediano plazo.

Creemos que la educación financiera es un tema que se debería abordar en las familias desde la infancia, tal y como se enseñan hábitos de higiene, salud o estudio. Si quieres que tus hijos no sigan el mismo camino del endeudamiento que tú has tomado, es importante que te eduques financieramente para poder traspasarles buenos hábitos a ellos. Enseñar a nuestros hijos a establecer una relación sana con el dinero es proveerles bienestar futuro, pues incrementar la educación financiera es fundamental para lograr una vida plena y no sólo se refiere a los materiales que puedan tener.

¿Por qué es importante acceder a educación financiera?

Carecer de educación financiera no solo te lleva a endeudarte más de la cuenta, sobregirar las tarjetas y línea de crédito,  sino que además te impide vivir tranquilo, aumenta significativamente tus niveles de estrés y el tema se empieza a convertir en un círculo vicioso, porque al estar estresados o tristes por los problemas que nos producen las deudas, tendemos a gastar más para “parchar” esa ingrata sensación con placeres momentáneos como compras innecesarias, exceso de fiestas para “pasarlo bien” y hasta grandes viajes que después no hay con qué pagar. Y es que “el plástico aguanta mucho” dicen por ahí, pero no hay plazo que no se cumpla, ni deuda que no se pague.

Adquirir cultura económica y financiera te permite tomar mejores decisiones respecto a la administración y optimización de tus recursos, para tener una vida más plena y feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *